Lecciones Dejadas Por Los Incendiarios

Via Maldición Eco-extremista

“Somos la rabia incendiaria de un planeta que muere”

El “Earth Liberation Front” o “ELF” (“Frente de Liberación de la Tierra” o “FLT”), se ganó a pulso ser considerado por el Departamento de Estado y las grandes agencias de investigación de los Estados Unidos, la amenaza de terrorismo doméstico más importante de aquel país.

Aunque sus primeros actos datan de 1996, fue para el siguiente año cuando sus actos se empezaron a tornar más destructivos y saltaron a la opinión pública.

Aquí una breve cronología de los actos más destacados:

-21 de Julio de 1997: El ELF ataca con un gran incendio la empresa “Cavel West” en Redmond, Oregón, la empresa dedicada a la venta de carne de caballo, sufre pérdidas por 1 millón de dólares y nunca más fue reconstruida.

-02 de Junio de 1998: El edificio del U.S. Department of Agriculture Animal Damage Control y el U.S. Department of Agriculture, son incendiados en ataques coordinados por el ELF. 1.9 millones de dólares en daños.

-19 de Octubre de 1998: Cinco edificios y diversa propiedad de una gran pista de esquí en las montañas de Vail, Colorado, son reducidas a cenizas por integrantes del ELF. Cinco días antes, la corte había emitido un permiso para que la empresa de esquí se expandiera por el territorio del lince. Los daños alcanzan los 12 millones de dólares.

-31 de Diciembre de 1999: Un feroz incendio arrasa con la sala 324 de la facultad de Agricultura en la Universidad Estatal de Michigan, en East Lansing. En el edificio se realizaban pruebas de experimentación para la expansión de semillas genéticamente modificadas. Los daños son cuantificados en 1 millón de dólares, las investigaciones en biotecnología estaban financiadas por Monsanto y la USAID (Agencia Estadounidense Internacional de Desarrollo). El ELF escribe: “Crema a Monsanto, Viva el ELF!”

-20 de Julio de 2000: Cientos de árboles modificados genéticamente son destruidos por miembros del ELF, a las afueras del centro de investigación del U.S. Forest Service pintan varios autos con consignas contrarias a la bioingeniería. Los daños se estiman en 1 millón de dólares. En Rhinelander, Wisconsin.

-Noviembre y Diciembre de 2000: El ELF lleva a cabo grandes incendios contra condominios de casas y lujosas construcciones en New York y Colorado, declarando así una “Guerra sin límites contra la expansión urbana”. Los daños fueron valuados en varios miles de dólares.

-21 de Mayo de 2001: El Centro de Horticultura Urbana de la Universidad de Washington es consumida por un voraz incendio generado por el ELF, los daños son valuados en 7 millones de dólares.

-01 de Agosto de 2003: Incendio de gran magnitud afecta a condominio con 206 casas en construcción en San Diego, California, los daños se cuantifican en 50 millones de dólares. El ELF se responsabiliza del ataque, “Lo construyes, lo quemamos” dejan pintado en una manta que dejan en el lugar del siniestro. Este fue el acto más destructivo en la historia del ELF de Estados Unidos, por el cual se le comenzó a considerar una amenaza latente para la seguridad nacional.

-22 de Agosto de 2003: En West Covina, California, el ELF realiza sabotajes y ataques incendiarios en almacén de las lujosas camionetas Hummer, los daños son de 2.3 millones de dólares.

Los ataques incendiarios, intimidatorios y saboteadores del ELF continuaron hasta 2006, los demás años se detuvieron, aunque el ELF que desarrollaba ataques de gran envergadura en territorio gringo se dejó ver solo en el año 2009, cuando sus integrantes robaron una excavadora y la arrojaron contra torres de la estación de radio KRKO en Everett, Washington, derribándolas por completo, hasta ahora sus integrantes han sido severamente perseguidos por el FBI alrededor del mundo.

Pero ¿porque se detuvo la campaña de enormes incendios del ELF? La respuesta, por un delator. En noviembre de 2015 la prensa publicó una noticia sobre este tema, el FBI había admitido que había tenido en la mira a una de las eco-terroristas más buscada pero, le perdió el rastro.

Se trata de Josephine S. Overaker, miembro de una de las células del ELF más destructiva y activa en los años 90´s y principios del año 2000, célula que causó millones de dólares en pérdidas tras atacar empresas, instituciones gubernamentales y universidades bajo la responsabilidad del ELF.

A esta célula el FBI le llamó “La Familia”, en Diciembre de 2005 realizó redadas en Infoshop en cuatro estados diferentes, arrestando a 9 personas y procesando a 11 más, esto tras las declaraciones de un delator llamado Jacob Ferguson, este adicto a la heroína con un tatuaje de un pentagrama en la frente, era en ese entonces novio de Josephine y quien había estado envuelto en los ataques del ELF por la relación que tenía con ella, él se encargó de llevar un micrófono oculto entre sus ropas cuando se reunía con los responsables de los incendios, así fue como el FBI llevó a cabo la llamada operación “Backfire” contra “La Familia”.

Según el FBI “La Familia” estaba liderada por Bill Rodgers, ecologista radical que fue encarcelado en 2005 en esa operación policial, y quien se suicidó en su celda de la cárcel de Arizona el 21 de Diciembre de ese año. Cabe destacar que Bill fue el responsable de escribir un manual del ELF titulado “Setting Fires With Electrical Timers – An Earth Liberation Front Guide”. El cual es una guía de temporalizadores eléctricos para detonar cargas explosivas o iniciar incendios.

Muchos de los acusados cooperaron con el gobierno y fungieron de delatores entre sus compañeros para que así se les redujera la sentencia, los únicos que aceptaron su responsabilidad en los actos y no cooperaron con la policía, fueron Nathan Block, Daniel McGowan, Jonathan Paul, y Joyanna Zacher.

Solo 4 integrantes de la célula del ELF habían logrado escapar y evitar la cárcel pero en Marzo de 2009, Justin Solondz fue capturado en China y extraditado, él se negó a cooperar con el gobierno y fue sentenciado a 7 años.

Rebecca Rubin, fue capturada en la frontera con Canadá en Noviembre de 2012, en Enero de 2014 fue condenada a 5 años de cárcel.

Joseph Mahmoud Dibee, es otro de los ecologistas radicales buscados por Estados Unidos, se dice que está fuera de su jurisdicción pues han declarado que puede estarse escondiendo en Siria.

Según el FBI, Josephine S. Overaker había huido a España con ayuda de separatistas vascos y arropada por anarquistas madrilences, aunque después de tenerla en su mira en Europa un día despareció sin dejar rastro alguno y desde ese entonces no han vuelto a saber de ella.

Las lecciones que deja la historia del ELF en Estados Unidos, son:

-Nunca confíes ni entrometas a un drogadicto en un acto ilegal con consecuencias de presidio o muerte.

-No puedes esperar y mejor ni pienses que te consideraran “salvador” de la tierra cuando perpetras incendios y causas daños a los que casan daño a la naturaleza, siempre te catalogarán como delincuente, extremista, loco, terrorista, etc.

Muchos de los condenados a prisión por actos del ELF en el gabacho, han expresado insistentemente que ellos no son terroristas que nunca han causado ni heridos ni muertos en sus ataques, es aquí cuando yo digo: Si, estoy de acuerdo, en sus ataques nunca hubo víctimas, pero después me pregunto ¿Qué habrán sentido los dueños de las empresas, los investigadores de las universidades, los encargados de las instituciones que redujeron a cenizas? ¿Se habrán alegrado? ¿Se habrán mantenido indiferentes? NO, ellos sintieron miedo y terror cuando se enteraron que no había sido un incendio accidental, sino que lo habían causado y aparte, lo había reivindicado por una causa especifica. Ojo, aquí no me pongo del lado de estas personas que cuando les pasa algo van llorando con las autoridades sabiendo que todo lo que les pasa es, solo la consecuencia de sus actos en contra de la naturaleza.

Yo no me limito al lenguaje jurídico, el cual responsabiliza de terroristas solo a las personas que matan o hieren a otras por tal o cual causa, NO, me refiero al terror como sentimiento, como la reacción que sufre aquel que sabe, que es ese el momento, en el que debe de pagar todo lo que cometió.

Quizás en el aspecto jurídico o cuando uno está en la cárcel, que te culpen de terrorismo es muy negativo y corres riesgo de pasar hasta 30 años en la cárcel, eso en la situación mexicana, ahí quizás uno, según su situación, se podrá indignar y decir que no ha cometido actos terroristas (según la ley), si no, pues no.

-El contexto en el que se vinieron dando los ataques incendiarios del ELF en el país vecino fue convulsa, apenas habían transcurrido unos años de la detención de Ted Kaczynski y los ataques del ELF proliferaban en varios estados, aunado a los salvajes disturbios en la batalla de Seattle en 1999 contra la Cumbre de la OMS, le seguían los atentados contra las torres gemelas en 2001. Todos esos elementos dieron paso al recrudecimiento de penas para aquellos que amenazaran la estabilidad de una nación, en este caso los miembros del ELF que, bajo todos los medios disponibles las agencias de investigación se dieron a la tarea de combatir y detener.

¿Hubiera sido mejor detener los ataques después del 11 de septiembre? NO, los ataques se dieron en el momento en el que se tenían que dar, uno no se puede dar el lujo de detenerse cuando la crisis está en frete. Lo que si me gustaría resaltar de todo este contexto, es que si bien es cierto, tras el endurecimiento de penas para los terroristas (cualquiera que sea), vinieron los trabajos en serio de la policía, ¿Cómo es que iban a combatir amenazas extranjeras (en este caso Al Qaeda), teniendo una en casa (ELF/ALF)? Lo cual llevó al FBI a inmiscuirse en los círculos de ecologistas radicales y por mera causalidad dieron con un bocón, el eslabón débil que tras breves amenazas ya estaba “poniendo el dedo”. Toda esta serie de acontecimientos y situaciones son las que no pueden escapar a la hora de estar en guerra, en otras palabras ¡que no te agarren desprevenido y mal informado! Mantenerse al tanto de lo que pasa a nuestro alrededor es esencial.